blog

El Brexit se acerca, ¿cómo puedo prepararme a los cambios que se avecinan?

¿Cómo afectará el Brexit a tu empresa?

El próximo 29 de marzo de 2019 se hará efectiva la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Si no hay acuerdo de salida que incluya un periodo transitorio y se produce un «Brexit duro» donde se restablezcan las barreras comerciales previas a la formación de la Unión Europea, puede influir muy negativamente sobre las empresa españolas, pues el Reino Unido es uno de los mercados principales de exportaciones para España. Esto implicará que a partir del día 30 de marzo Reino Unido abandonará el mercado único y la unión aduanera.

Si por el contrario se llega a un acuerdo y se respeta y crean medidas para la libertad comercial y de personas, esto puede favorecer a la economía inglesa sin agraviar la de los demás países que mantengan relaciones comerciales con Reino Unido.

Por ello debes estar preparado para los cambios que todo esto pueda suponer para tu empresa, ya sean para medidas más duras que hagan tratar a Reino Unido comercialmente como cualquier otro país externo a la Unión Europea u otras más flexibles.

Todas las empresas europeas que mantengan relaciones con el Reino Unido deberán adaptar todos sus procedimientos internos en cuanto a la transferencia de datos personales, derechos aduaneros, importación/exportación de mercancías y licencias y autorizaciones entre otras.

La llegada del Brexit puede tener un efecto significativo en su organización y en sus flujos logísticos. Por ellos es totalmente necesario evaluar dicho impacto y adelantar todo lo posible las tramitaciones necesarias a partir de su puesta en marcha.

Efectos del Brexit en el ámbito aduanero y de los Impuestos Especiales

A partir de este momento, los flujos de mercancías entre España y Reino Unido estarán sujetos a formalidades aduaneras, dejando de ser considerados como operaciones intracomunitarias. Esto implica la realización de controles aduaneros, la presentación de una declaración aduanera de importación/exportación, pago de aranceles, certificaciones sanitarias y de calidad.

Entre otras cuestiones, eso implica que para las mercancías procedentes de Reino Unido habrá que presentar una declaración sumaria de entrada, notificación de llegada, declaración de depósito temporal y declaración aduanera.

Los operadores económicos deben identificarse a efectos aduaneros con un número de registro e identificación (número EORI), válido en toda la Unión Europea. Por tanto, si no dispone de un número EORI debe solicitarlo a través de la Sede Electrónica de la AEAT.

Si tu empresa se asienta en la Península, Baleares o Canarias y realiza la exportación o importación de mercancías a Reino Unido requerirá la presentación de una declaración en aduana normal.

Estas declaraciones aduaneras, y según la normativa de la Unión, pueden presentarse en nombre propio o bien a través de un representante aduanero inscrito en el registro. Para saber cuál es la situación que puede ser más oportuna en cada caso puedes consultar con Openges.

Existen una serie de procedimientos simplificados de declaración previstos en la normativa aduanera, que se ajustan en función del tipo y volumen de tráfico que se genere. Es interesante conocerlos y aplicarlos en el caso de que fuesen más beneficiosos para tu empresa.

Otro punto a tener en cuenta es verificar si se requiere de tramitaciones adicionales previas para la obtención de autorizaciones o certificados. Esto dependerá de los bienes con los que se comercia.

¿Cómo afecta con respecto al IVA?

Los envíos o exportaciones a Reino Unido estarán exentos de IVA. La forma de declarar dicha exención se justificará a través de la declaración aduanera.

En cuanto a las importaciones, estará sujetas al pago del IVA a la importación. La declaración aduanera es la forma a través de la cual se declara dicho impuesto y que cuenta con unos plazos estipulados para su ingreso.

Las cuotas del Impuesto a la importación también pueden ingresarse en la declaración-liquidación correspondiente al período en que se reciba el documento en el que conste la liquidación practicada por la Administración (IVA diferido), aunque para ello se deban cumplir ciertos requisitos.

Para poder optar por el pago del IVA diferido deberá presentar el IVA mensualmente. En el caso de que su periodo de declaración fuera trimestral, podrá cambiarlo a mensual mediante la inscripción en el Registro de devolución mensual (REDEME). Tenga en cuenta que, en este caso, quedará obligado al Suministro Inmediato de Información (SII).

Por otra parte, dado que las operaciones realizadas entre España y Reino Unido dejan de calificarse como intracomunitarias no deberán informarse a través de la declaración recapitulativa modelo 349.

En el caso de los Impuestos Especiales aplicados a productos como las bebidas alcohólicas, tabaco o carbón entre otros, con la llegada del Brexit se aplicará la normativa aduanera de la Unión, mientras que no exista un acuerdo, como comentábamos anteriormente.

Desde Openges sabemos que todo esto puede ser muy caótico, ya que son cambios que aún están por plantear con seguridad. En Openges podemos ayudarte a ti y tu negocio a que todos estos trámites se realicen de forma correcta, además de responder a tus consultas.